Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum ES

Log in
updated 5:08 PM UTC, Apr 16, 2024

Nuevo venerable capuchino

El 14 de marzo de 2024, el Santo Padre recibió en audiencia al Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, y le autorizó a promulgar el Decreto super virtutibus del Siervo de Dios fray Ante Tomičić, profeso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Este Decreto reconoce y declara que el Siervo de Dios fray Ante Tomičić vivió en grado heroico las Virtudes teologales, Fe, Esperanza y Caridad para con Dios y el prójimo, así como las Virtudes cardinales, Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza, y las Virtudes afines.

El Siervo de Dios, en una época difícil y en una tierra dividida muchas veces y atravesada por guerras interminables, no se dejó perturbar, sino que, consciente de la infinita misericordia de Dios y de la Presencia real del Señor Resucitado en la Eucaristía, supo vivir tanto la acogida sencilla y fraterna de las personas, a veces incluso de las más difíciles, como las situaciones más crueles y duras que la violencia de los demás hombres podía depararle.

Su austeridad en el seguimiento de una vida ascética hecha de renuncias y abstinencias no era sólo un instrumento de penitencia, sino una auténtica respuesta a la misericordia que el Señor le había manifestado. Del mismo modo que sus pocas palabras o, mucho más, su silencio, aprendido en la escuela de Nuestra Señora, actuaban profundamente en aquellos con los que se encontraba, devolviendo la alegría que los acontecimientos de la vida podrían haber destrozado o borrado. 

El Siervo de Dios nació en Razbojine (Croacia) el 23 de marzo de 1901, el noveno de once hermanos. El 31 de marzo de 1901 fue bautizado con el nombre de Josip. Criado por su padrino y su madrina, que no tenían hijos propios, aprendió de ellos a leer y escribir y también las primeras oraciones, don de una fe sencilla. Al final de la escuela primaria, le confiaron el rebaño familiar.

En su adolescencia, la lectura del libro Los sueños de María, le hizo comprender la dulzura de la infinita misericordia de Dios frente a su reconocida pecaminosidad. A partir de ese momento, la oración fue su "ocupación más querida", generando en él el deseo de la vida consagrada. Habiendo encontrado la dirección de los jesuitas en Varaždin, les escribió declarando su búsqueda vocacional. Los jesuitas le orientaron hacia los capuchinos, considerándole más adecuado a su estilo de vida. Así, Josip, de 18 años, fue recibido en Varaždin durante un período de prueba, y el 27 de diciembre de 1919 fue admitido en el noviciado, recibiendo un nuevo nombre: Hermano Ante.

Sin embargo, la vida del noviciado no parecía responder a las expectativas del joven Josip, que había imaginado austeridades muy diferentes, por lo que, al llegar la primavera, abandonó el noviciado y partió en busca de una vida de ascetismo, soledad y oración siguiendo el modelo del Bautista. Siguieron dos meses de vana búsqueda. Su confesor, Mons. Josip Lang, obispo auxiliar de Zagreb, le aconsejó que hiciera un acto de humildad y volviera a los capuchinos. El Siervo de Dios volvió al noviciado de Varaždin el 20 de noviembre de 1920. No sin perplejidad por parte de los hermanos, fue readmitido en el noviciado, al término del cual hizo su primera profesión el 21 de noviembre de 1921.

Siguieron intensos años de servicio a las fraternidades. Fue fraile limosnero en Podravina, cocinero en Karlobac, limosnero de nuevo en Varaždin, sacristán en Split, donde profesó a perpetuidad el 11 de febrero de 1925. Trasladado a Dubrovnik como limosnero, permaneció allí diez años. Luego, de nuevo en Varaždin y Zagreb, como limosnero para recaudar fondos para los internados erigidos de San José y San Miguel.

Mientras tanto, había estallado la Segunda Guerra Mundial, que terminó para esta región de Europa con la toma de Belgrado por el Ejército Rojo en 1944 y de Istria en 1945.  En 1945, el Siervo de Dios abandonó Zagreb para regresar a Varaždin con el cargo de portero. Una breve parada y obediencia le llevaron a Rijeka, donde permaneció 34 años hasta su muerte. 

En el clima de la Guerra Fría, incluso en Rijeka se miraba con recelo cualquier actividad religiosa y hasta se prohibía la el pedir como limosnero. Como portero y sacristán, el Siervo de Dios estaba en contacto diario con mucha gente y pronto se convirtió en un valioso punto de referencia por la sabiduría de sus consejos, su caridad hacia los pobres y su acogida fraternal. 

Con el paso de los años, la salud del Siervo de Dios empezó a declinar. El 30 de marzo de 1979, fue hospitalizado por primera vez y sometido a varias operaciones. Siguieron otras, siempre vividas en silencio y con su inconfundible sonrisa. Murió el 25 de noviembre de 1981 en la enfermería del convento, asistido por los frailes y la hermana enfermera. 

Al funeral, a pesar de la intolerancia del régimen comunista, asistieron el arzobispo de Rijeka, monseñor Josip Pavlišić, numerosos hermanos capuchinos, sacerdotes, religiosas y una multitud de fieles. El 3 de abril de 1997, los restos mortales del Siervo de Dios fueron trasladados a la cripta de la iglesia de los Capuchinos de Rijeka.

La presentación, investigación y estudio de un hecho científicamente inexplicable (un milagro), según las normas del Dicasterio de las Causas de los Santos, conduciría a la beatificación del Venerable Siervo de Dios fray Ante Tomičić.

Modificado por última vez el Miércoles, 20 Marzo 2024 11:35