Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 11:21 PM CET, Dec 6, 2019

La historia de la Curia

Curia General de los Capuchinos en Roma
Huellas históricas de un itinerario

Fr. Carlo Calloni

En la fiesta de Santa Isabel de Hungría de 1897, el Ministro General, padre Bernardo de Andermatt [Edoardo Christen] († 1909), envió a todos los Ministros Provinciales de la Orden una carta con la que pedía de satisfacer las necesidades de las Clarisas Capuchinas de Roma expulsadas del Monasterio Corporis Christi de Monte caballo en el Quirinale, su morada desde el 20 de abril de 1576, cuando hubo "recluidas" las cuatro capuchinas procedentes del Monasterio de Santa María de Jerusalén - monasterio llamado de las treinta y tres - de Nápoles.

Las Clarisas capuchinas habían abandonado definitivamente el monasterio de Monte Caballo en 1887 bajo los golpes de las leyes de supresión de las órdenes religiosas emanadas por el Gobierno del recién nacido reino de Italia y actualizadas también en Roma después de la toma de Porta Pia el 20 de septiembre de 1870.

El monasterio querido por la Cofradía del Santísimo Crucificado de San Marcello al Corso, realmente fundado en 1574, y la iglesia, consagrada por el Cardenal Francesco Barberini el 30 de noviembre de 1669, habían hasta entonces resistido a numerosos asaltos y superado con éxito: la ocupación de Roma por parte del ejército de la República Francesa en 1798, la ley de supresión de Napoleón Bonaparte después de la conquista de Roma en 1810 y la fugaz República Romana en 1848.

A las Clarisas capuchinas el Gobierno del Reino de Italia les concedió ad tempus un estrecho refugio en un edificio en la calle Galilei. Su esperanza era la de regresar al monasterio, pasada la tormenta. Esperanzas pronto defraudadas. En efecto, al año siguiente de su expulsión, 1888, el monasterio de Monte caballo en el Quirinale, obra de Santiago de la Puerta y que contenía en su interior pinturas y frescos de algunos insignes maestros, Cristoforo Roncalli, Jacobino del Conde, Marcello Venusti de Mantova y especialmente apreciado y visitado con frecuencia por muchos Pontífices, era totalmente demolido.

Las Clarisas capuchinas se encontraron sin una casa y en una situación más que precaria porque el lugar asignado no era permanente, sino con un plazo determinado. Edificar un nuevo monasterio fue así otra de las preocupaciones que afectó el largo ministerio pastoral y de conducción de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos de padre Bernardo de Andermatt, Ministro General desde 1884 al 1908.

0001

La búsqueda de un lugar donde edificar el nuevo monasterio, después de haber comprobado la imposibilidad de "readquirir" el terreno en los alrededores del palacio del Quirinale dónde se encontraba el monasterio Corporis Christi, se dirigió hacia esos terrenos en "parcelación" cerca de donde estaba surgiendo un nuevo barrio de Roma con grandes y austeros palacios capaces de albergar la nueva dirigencia de la nueva capital de Italia.

Los trabajos del nuevo monasterio, Iglesia y convento, fueron seguidos por fr. Luigi de Senigallia, terciario Capuchino de la Provincia Picena, autor entre otras cosas, de los estucos del altar y del bajorrelieve del Cristo Crucificado entre los santos. Según las crónicas del tiempo la estructura aparecía en el exterior sólida y elegante mientras su interior resplandecía de la austeridad y pobreza características inconfundibles de la Comunidad que la habría habitado. Nada dicen las crónicas que era contrario a la regla de las Clarisas capuchinas o que mínimamente impulsara "a alguna avenencia". Con la elevación de algunos muros venía también garantizada la clausura tanto por los ojos indiscretos los externos como el peligro de "mirar afuera" de aquellos que estaban en el interior.

002_Via_Sardegna_Via_Piemonte

Finalmente el 26 de junio de 1907, a diez años exactos de la llamada del Ministro General para una nueva morada, las monjas capuchinas tomaban posesión del monasterio de via Sardegna-Piemonte que conservaba el título antiguo: Corporis Christi.

Con una solemne celebración, el Ministro General, padre Bernardo de Andermatt, acogía a las monjas a la puerta de la Iglesia y, después de haber permanecido en adoración del Santísimo Sacramento, las introducía en la clausura.

Las Clarisas capuchinas se quedaron en la nueva morada hasta el 1 de diciembre de 1950, cuando el entonces Ministro General, el padre Clemente por Milwaukee [William Neubauer] († 1969), en previsión del traslado del Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis y la consiguiente necesidad de encontrar en Roma-ciudad una sistematización de la Curia General , decidió su traslado a un nuevo monasterio que surgió en el barrio "Garbatella" y precisamente en la propiedad "Villa de pozos" situado en un pequeño cerro a la altura de la Plaza las siete Iglesias.

El 2 de diciembre de 1950 el Monasterio de via Sardegna-Piemonte fue sometido a los trabajos de reestructuración para acoger la Curia General de la Orden, trabajos confiados a los arquitectos Pablo y, posteriormente, Mario Leonardi y a la sociedad constructora de los hermanos Luis y Pedro Galli.

Los trabajos de reestructuración procedieron rápidamente. Además de la recomposición de las partes internas para las necesidades inherentes a la funcionalidad de la Curia General, observadas las prescripciones de las Constituciones y, como dicen las crónicas del tiempo, respetada la índole de la vida capuchina "quae omnen ornatum devitat" (que evita todos los lujos) , fue llevada a cabo una amplia reestructuración del ala de Via Piemonte con la reedificación y la adición de un segundo piso dando así uniformidad en todo el edificio. Sobre la misma ala de Via Piemonte se ubicó la entrada de la nueva Curia General.

Finalizados los trabajos el 9 de abril de 1953, de buena mañana, el Ministro general, el padre Benigno de San Hilario Milanesa [Giovanni Battista Re Cecconi] († 1974), los miembros de la Curia General y muchos frailes presentes en Roma, acogían a la puerta de la Iglesia al Cardenal Clemente Micara, protector de la Orden, que, después de haber consagrado el altar de la Iglesia, pasaba al comedor para bendecir el crucifijo que sería luego puesto alli. Era el gesto más común de la tradición capuchina que tomando posesión de un nuevo lugar colocaban la cruz como signo de pertenencia y de adhesión a Cristo. Seguía la solemne celebración de la Santa Misa acompañada por el canto del coro de los estudiantes del Colegio San Lorenzo.

003_benedizione_della_croce

La vida de la fraternidad de la Curia General iniciaba así su desenvolvimiento. El edificio sufrió algunas transformaciones poco a poco ante la necesidad dar mayor espacio o simplemente por un ordinario mantenimiento. El Concilio Vaticano II y las nuevas normas litúrgicas llevaron a la reestructuración de la Iglesia, sobre todo en lo que respecta a la disposición del altar.

004_chiostro

El Capítulo general de 2006, considerando la necesidad de una intervención para resanar algunas estructuras del inmueble donde tenía sede la Curia General, sugería al neo Ministro General, fr. Mauro Jöhri, una intervención de reestructuración total.

El Definitorio General dió los primeros pasos para poner en marcha el proyecto de reestructuración a comienzos del 2009, cuando ya habían empezado la reestructuración de la Iglesia del Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis y de la propiedad de la Orden en Jerusalén.

Fue tomando cuerpo la hipótesis de transferir la Curia General al actual monasterio de las Clarisas capuchinas de Garbatella y de una consecuente traslado de ellas a otra sede. Era una hipótesis que se reproponía como ya sucedió en 1950 cuando las Clarisas capuchinas dejaron el monasterio de via Sardegna-Piemonte para dar espacio a la Curia General.

La hipótesis, estudiada con un primer proyecto presentado el 24 de junio de 2009, no resultó viable en lo que el volumen edificado del monasterio no era suficiente para albergar a toda la estructura de la Curia General y, además, exigencias arquitectónicas y monumentales no permitían una ampliación del monasterio mismo.

Desechada esta hipótesis, en marzo de 2010, el Definitorio General decidió reestructurar el inmueble de Via Piemonte 70 exigiendo al mismo tiempo una licitación para un proyecto completo. Fueron tres los proyectos presentados. El 25 de junio de 2010, el Definitorio General escogía el proyecto de la Arq. César Nota Rodari que, en los meses siguientes después de haber acogido las sugerencias y las indicaciones del gobierno general, presentaba los planos revisados de los cuatro pisos y la parte de la terraza con las correspondientes propuestas para la reestructuración.

Entretanto, se trató de encontrar una solución para el traslado temporal de las oficinas de la Curia General así como para dejar totalmente libre el inmueble de Via Piemonte 70. Se presentaron varias hipótesis para asegurarnos de que la Curia General permaneciera en la ciudad, pero ninguna resultó viable a causa de los espacios demasiado limitados que podía ofrecer. El único lugar capaz de contener toda la Curia General era el Colegio San Lorenzo.

Después de la presentación del proyecto, modificado según las indicaciones recibidas, siguieron otros encuentros con el arquitecto Cesare Rota Nodari acompañado por los profesionales de su confianza y el Definitorio General al cual, posteriormente, se les añadía una comisión nombrada ad hoc que seguiría más de cerca la puesta en marcha del proyecto en su complejidad.

0005

El 24 de junio de 2011, a un año exacto de la presentación de los primeros planos, el Definitorio General aprobaba el proyecto global y establecía que en septiembre de 2011 la Orden habría sido informada del inicio de los trabajos, los tiempos y los medios económicos necesarios. Al mismo tiempo empezaba el traslado de la Curia General de Via Piemonte 70 al Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis

El 1 de diciembre de 2011, el Definitorio General decidió encomendar a la empresa de la Ing. Mannelli la reestructuración del inmueble de Via Piemonte 70 según el proyecto elaborado por la Arquitecto César Rota Nodari y revisado por la Comisión encargada de supervisar los trabajos. En los siguientes meses se iniciaba el proceso burocrático de presentación de las solicitudes a las autoridades municipales y estatales competentes para obtener la aprobación del proyecto de reestructuración.

Siguieron meses de intensa actividad en la obra por 32 meses con diferentes equipos de obreros que, cada una en su competencia, han trabajado con intensidad para entregar a la Curia General de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos la obra completada en la fecha fijada: 30 de junio de 2014.

Modificado por última vez el Martes, 12 Noviembre 2019 15:23