Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 10:38 AM CET, Dec 5, 2019

Resumen de las actividades de JPIC

Los frailes menores capuchinos como custodios del ambiente en América Latina y el Caribe, encuentro de animación JPIC en Santo Domingo, República Dominicana, 5-12 de junio de 2016

¡Miranda no se vende! ¡La Loma se defiende! Este fue el slogan común con que los frailes capuchinos de América latina protestaron contra la destrucción y la comercialización del ambiente. Dada la alarmante desforestación de la selva amazónica y de otras selvas fluviales en el mundo, el encuentro de JPIC en Santo Domingo, República Dominicana, decidió realizar acciones concretas para defender y proteger nuestra casa común, nuestra madre y hermana Tierra. En representación de las tres conferencias CCA, CCB y COMCAM, los 20 hermanos llegaron de Venezuela, Perú, Argentina, México, Ecuador, Guatemala, Honduras, El Salvador, Haití, Brasil y República Dominicana.

Como conclusión de una semana de trabajos sobre los valores de JPIC a la luz de Laudato sì, los hermanos decidieron realizar acciones concretas para informar, integrar e inspirar a los hermanos en Sudamérica y el Caribe. Como consecuencia los hermanos decidieron cultivar una profunda espiritualidad franciscano capuchina que nos ponga sobre el camino de la conversión ecológica. Este debería ser realizado a través de la formación y la creación de una casa internacional de la Amazonía para concentrarse en el problema ecológico.

Grito de la Tierra, Grito del Pobre: asamblea de los frailes capuchinos para la conferencia de Asia Pacífico PACC, Pontianak, Indonesia, 24-31 de julio de 2016
 
“Grito de la tierra, grito del pobre” fue el tema de la asamblea nacional de JPIC, de la Conferencia capuchina del Asia y el Pacífico, PACC. La asamblea se realizó en la casa Tirta Ria Retreata Pontianak en que se reunieron 20 participantes de las circunscripciones de Indonesia (Pontianak, Mean, Sbolga, Kepulauan Nias), Filipinas, Nueva Zelandia, Papúa Nueva Guinea (e Islas Salomón), Corea del Sur y Malasia (OFS). También estuvieron los facilitadores de las oficinas de JPIC de Roma y de Franciscan International de Ginebra. Una discreta presencia de la policía caracterizó el encuentro con más de 15 agentes de ambos sexos para vigilar la sede. El objetivo PACC de la asamblea fue animar–informar, integrar e inspirar a los hermanos en los valores de Justicia, Paz e Integración de la Creación (JPIC). Otro objetivo de la asamblea fue crear relaciones más fuertes de solidaridad y de colaboración entre los animadores de JPIC de PACC y de crear una red regional con un objetivo y una misión común.

Impulsados por el resultado de la asamblea y por los crecientes lazos fraternos, con las consiguientes colaboraciones, los delegados de JPIC se comprometieron a que el apostolado y las instituciones de las distintas circunscripciones de la PACC se reformen y mejoren de a poco para que las nuevas formas de expresar la solidaridad con los pobres y con la creación sean abordadas con entusiasmo. Si bien la presencia de un gran número de personal de seguridad al principio nos puso incómodos, al final del encuentro se reveló enriquecedor para ambos participantes. La mayor parte de ellos eran musulmanes y apreciaron mucho nuestro carisma capuchino y en modo particular nuestros valores de JPIC. Además, los y las policías participaron en las diversas actividades, entre las cuales la visita a los pobres y juntos plantar árboles. Por lo que el tema “grito de la tierra y grito del pobre” se transformó en una realidad no sólo para los participantes, sino para los y las policías que estaban presentes.

“Otro mundo es necesario: juntos es posible”: la presencia franciscana en el “World Social Forum en Montreal, Canadá 9-14 de agosto”

Una significativa multitud de cerca de 10.000 personas marchó por las calles de Montreal, Canadá, en el inicio del World Social Forum con el tema “Otro mundo es necesario: juntos es posible”. La multitud entusiasta cantaba y agitaba pancartas y banderas con distintos temas que iban desde la defensa del clima a los derechos humanos, a la solidaridad con los migrantes y otros. En la marcha participaron distintos grupos provenientes de todo el mundo, incluyendo los indígenas, las ONG, las organizaciones  de base por el ambiente. La delegación franciscana hizo sentir su presencia participando con una multitud de hábitos grises y marrones.

Creado en 2001 en Porto Alegre, Brasil, el WSF se concibió como un espacio donde un gran número de los movimientos sociales más contrastantes, establecen vínculos de solidaridad y desarrollan una comunión de ideales y estrategias para el cambio social. La delegación franciscana era pequeña pero visible, con miembros provenientes de todas las ramas de la familia franciscana entre las cuales: OFM, OFM Cap., OFM Conv., OFS, Jufra, Hermanas Franciscanas, Franciscan International y Franciscans Action Netwerk (FAN). Las 14 delegaciones miembros también estaban integradas por los franciscanos locales de Montreal, entre los cuales un buen número de hermanos capuchinos. La delegación, a través de FI presentó tres importantes trabajos sobre: extrema pobreza; extracción y comercio; y derechos humanos.

Siguiendo las indicaciones dadas por los franciscanos en el vértice climático de Rio 20+ en Brasil, la delegación decidió concretizar estas indicaciones continuando con una presencia activa en estas tres áreas de competencia: cambio en el estilo de vida (testimonio personal y comunitario), minería e industria extractiva (que extrae grandes cantidades de recursos naturales con efectos sobres la población pobre y sobre el ambiente), importancia y sostenibilidad del alimento (especialmente para los pobres).

Recordando que JPIC es parte de nuestro ADN franciscano, la comisión internacional de JPIC anima a nuestros hermanos capuchinos esparcidos por el mundo a unirse a los otros franciscanos para comprometerse con las sociedades laicas, los grupos de otras religiones y los hombres y las mujeres de buena voluntad en el diálogo sobre los puntos que recién mencionamos con el objetivo de crear una conciencia siempre mayor y realizar acciones coordinadas y de protección. Finalmente recomendamos las actividades de base con el proyecto ambiental “casa arcoíris” en Pontianak, la misión médica de los capuchinos en Filipinas, la Soup kitchen en Detroit y tantas otras. Gracias a las sugerencias dadas por el papa Francisco en la Encíclica “Lautato sì” pongámonos a la escucha del “Grito del pobre y del grito de la tierra” (LS 48).