Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 10:23 AM CEST, Sep 22, 2018

Una escuela franciscana para formadores en África

Lusaka (Zambia). La escuela franciscana de formación para formadores en África es una iniciativa de las cuatro Familias Franciscanas. El curso se realizó en el St. Bonaventura College, Lusaka, Zambia, del 27 de mayo al 10 de junio de 2018. La idea de tener un curso de formación común para los formadores surgió espontáneamente cuando los Secretarios Generales para la formación de las cuatro Familias Franciscanas se encontraron el año pasado en Roma para reflexionar sobre la creación de la Universidad Franciscana.

El colegio San Buenaventura. Fueron 53 formadores provenientes de las cuatro familias franciscanas (Conventuales, Menores, Capuchinos y Tercera Orden Regular), los que se encontraron para prepararse en el arte del discernimiento y para acordar sus instrumentos formativos. Los animadores ayudaron a los hermanos a formarse para ser, con pasión, personas integradas.

El acontecimiento ayudó a todos a conocerse recíprocamente y a vivir la experiencia de la fraternidad franciscana.

En el St. Bonaventura College las familias franciscanas trabajan juntas para formar los frailes desde 1992. Cada estudiante dispone de un lugar propio en la simplicidad y participa en las actividades comunes habituales. Se reúnen para la oración, la Misa, para las obras sociales, para las actividades culturales, además de los estudios que tienen lugar en la St. Bonaventura University. Se trata de un lugar muy adecuado para experimentar y apreciar el valor de la formación común.

Este curso fue proyectado en tres fases, cada una de dos semanas. Este año la primera parte consistió en aportes antropológicos, psicológicos, teológicos y franciscanos, y también de experiencias prácticas de formación. Todas las mañanas se presentaban dos aportes y en la tarde se desarrollaban las discusiones en grupos en base a las conferencias; los formadores tuvieron la posibilidad de compartir las experiencias formativas y de sugerir caminos para llegar a una formación espiritual integral.

Las sesiones incluían: las dimensiones franciscanas de la formación, la espiritualidad franciscana, la introspección, la madurez afectiva psicosexual, las perspectivas de las neurociencias, la identificación de las cuestiones más importantes, el cuidado de sí a través de la gimnasia y la danza del cerebro, los encuentros de sanación de las heridas en el ámbito afectivo y espiritual, basados en un optimismo espiritual integral.

Experimentar diversas culturas

Los participantes provenían de más de veinte países del África para hacer experiencia de la riqueza cultural, de la diversidad y de la unión común dentro de la fraternidad franciscana. Más allá de la diversidad de las lenguas, se aprendió el respeto por el otro en su identidad única e irrepetible para llegar luego a una actitud positiva, abierta a cada cultura y a sus riquezas. Lo que unió a todos fue la voluntad franciscana de obrar en nombre de Jesús.

Una jornada de oración y contemplación

El 3 de junio tuvimos a disposición una jornada de retiro para renovar las fuerzas en la oración y la reflexión. Fr. Agustine Mwape, capuchino, custodio de Zambia, acompañó nuestra reflexión sobre el amor de Dios hacia nosotros, Él que nos eligió, a pesar de nuestros límites, para hacer de nosotros sus instrumentos.

Fr. Armando, Vicario general de los hermanos de la TOR, reflexionó sobre la necesidad de ser espirituales y hermanos. “La llamada de Dios nos colma de estupor cuando descubrimos el sentido del seguimiento de Jesús dentro de la fraternidad franciscana y quizás los mismos miembros de nuestra familia religiosa podrían no entender las razones de nuestro ser religiosos, pero también ellos pueden recibir la inspiración de nuestras opciones y de nuestra misión”.

El lunes 4 de junio de 2018, luego de haber visto juntos el video del cántico del Hermano Sol, nos conmovimos al ver como en las miradas de los hermanos que veían el video se reflejaba la luz y la pasión misma de Francisco. Luz y pasión que deben encenderse en primer lugar justamente en los formadores para luego trasmitirse a los demás.

fr. Charles Alphonse y fr. Jaime Rey OFMCap

Modificado por última vez el Lunes, 27 Agosto 2018 03:55