Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 12:32 PM CEST, Jun 20, 2018

Crecer en la pequeñez

Encuentro de formadores de CENOC
(31 enero-2 febrero 2018)

Formadores CENOC en números

8 Provincias/Custodias:

  • Irlanda
  • Gran Bretaña
  • Bélgica
  • Holanda
  • Alemania
  • Suiza
  • Austria – Sud Tirol
  • Malta

Formandos:

  • 10 Postulantes
  • 2 Novicios
  • 10 Postnovicios

Mónaco de Baviera (Alemania). “Crecer en la pequeñez”, este es el desafío de este año para las provincias capuchinas de Europa central y septentrional: el número de hermanos es exiguo y la edad media crece cada vez más. Esto lleva a cerrar convento y a una reflexión sobre cuáles pueden ser las mejores opciones para los ancianos. También para los formadores la situación de Europa central plantea nuevas preguntas: las posibilidades y las alternativas que se presentan a la juventud son múltiples; los jóvenes tienen cada vez menos imaginación y les cuesta cada vez más tomar decisiones para toda la vida. Esto comporta la disminución de los que miran con interés la vida capuchina y la edad de los aspirantes es cada vez mayor. Para los pocos hermanos en formación les hace difícil vivir las experiencias con sus pares y los hermanos jóvenes en las provincias tienen muchas responsabilidades, por lo que no es fácil tener hermanos cualificados a tiempo pleno para la formación. En el pasado se llegó a organizar la formación conjunta entre las provincias de lengua alemana y se abrió un noviciado común en Irlanda para la lengua inglesa. Algunas Provincias incluso enviaron a sus jóvenes hermanos a otros países para la formación, por ejemplo a Italia para el noviciado.

Los 13 hermanos reunidos en Mónaco a fin de enero provenían de Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Holanda, Alemania, Suiza y Malta.  Habían recibido de los Ministros provinciales la tarea de pensar juntos cómo incrementar la colaboración en el ámbito de la formación. Teniendo en consideración la «creciente pequeñez», el compromiso es el de buscar juntos los puntos seguros del carisma capuchino en Europa y, al mismo tiempo, valorizar las diferencias regionales y culturales de la multiforme tradición capuchina, encontrando en ello el espacio adecuado para trabajar juntos. Uno de los problemas principales en esta comunión europea es la falta de una lengua común y este es el primer denominador  común a buscarse.

En la mañana del primer día, en pequeños grupos hemos examinado el proyecto del segundo capítulo de la Ratio formationis de modo que, más allá de entregar una respuesta al Secretario para la Formación, pudimos considerar dónde emergen las cinco dimensiones en nuestros caminos formativos y a qué elementos espirituales, humanos, carismáticos, intelectuales y apostólicos se debe prestar atención de manera particular en el proyecto para una formación común en Europa Central. Luego, teniendo en cuenta los textos publicados hasta ahora, hemos examinado cada una de las etapas de la formación para identificar y fijar los desafíos y los puntos críticos en la pastoral vocacional, en el postulantado, el noviciado y el postnoviciado.

Este trabajo preparatorio nos ayudó, en el segundo día, a hacer surgir las problemáticas concretas y los temas sobre los cuales discutir para encuadrar el modelo de un noviciado en común. Más que el conflicto objetivo, fue importante el momento en que percibimos el dolor de tener que sacrificar cada uno algún hábito. Vale la pena para crear juntos algo nuevo a partir de las condiciones de nuestro tiempo y descubrir la energía que cada Provincia puede poner a disposición.

Por la tarde, luego de la discusión de la mañana, osamos aventurarnos en una obra creativa sobre nuestro proyecto. En tres pequeños grupos intentamos dar cuerpo a nuestro sueño, o mejor a nuestro sueño de noviciado, para ver a donde llegaremos con nuestras reflexiones. Los modelos que surgieron tienen muchos puntos en común, de modo que el trabajo que se hará en el camino hacia un noviciado CENOC pude tomar cuerpo. Hemos optado por la constitución de un convento en Italia, en el cual fundar una nueva fraternidad europea donde estén presentes hermanos que hablen los idiomas de los novicios. Todos los trabajos domésticos serán realizados por la misma fraternidad, será posible el contacto con los pobres, pero también debe estar abierto al encuentro con las personas que viven en torno al convento tanto para la oración, como para iniciativas pastorales. Luego del noviciado está previsto un tiempo de regreso a la Provincia (3 meses) para luego reencontrarse para un tiempo común de postnoviciado (9 meses).

Como formadores, estamos contentos de que se inicie el proyecto «Noviciado común CENOC». Esperamos con impaciencia el camino libre por parte de los Ministros Provinciales y la constitución de un grupo de trabajo que puede concretar el proyecto.

Crescere nella piccolezza

Crescere nella piccolezza

Modificado por última vez el Viernes, 23 Marzo 2018 07:59