Logo
Imprimir esta página

Casas dependientes del Ministro General

El Ministro General, para el desempeño de su mandato, tiene a disposición hermanos que trabajan en la Curia General y en otras instituciones presentes en Roma.

Hay también otras siete casas dependientes del Ministro General. Algunas están en Roma, como el Colegio “San Lorenzo”, la Casa de Acogida “San Fidel” en Via Cairoli, la Consolazione y la Garbatella; fuera de Roma se encuentran: el convento de Frascati, sede de la formación permanente, y la fraternidad de Loreto, donde se custodia la Santa Casa; finalmente la fraternidad de Jerusalén en Israel.

Todas estas casas tienen sus propios estatutos y desarrollan diversas funciones para el bien de la Orden y de la Iglesia universal. Los hermanos que componen estas fraternidades, como la de la Curia General, provienen de diversas partes del mundo.

 

Collegio

Colegio Internacional

El Colegio Internacional San Lorenzo de Brindis se fundó en 1908, junto a la Curia general en Via Boncompagni. La sede continuará siendo la misma hasta el traslato al actual complejo del G.R.A. , realizado durante el Capítulo General (19 de agosto - 25 de octubre ) del 1968.

Se trata de una institución formativa y cultural de primera línea en la vida de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que tiene la finalidad de ayudar a profundizar, transmitir la cultura franciscano-capuchina y favorecer de la mejor manera la formación de las futuras generaciones de hermanos capuchinos. Es ciertamente la fraternidad más numerosa y más multicultural de toda la Orden que acoge hermanos de todas las circunscripciones para frecuentar las distintas Universidades Pontificias existentes en Roma. El Colegio está compuesto por la Familia estable y los estudiantes.

 

Frascati

Convento de los Capuchinos – Frascati

El Convento de Frascati está situado en un bellísimo lugar sobre las colinas romanas. Entregado por la Provincia de Roma a la Curia general en 1911. Desde el 31 de mayo de 2011 hasta 2016 fue sede de la Secretaría de la CIMPCap que de la Garbatella se mudó a Frascati. Durante 5 años, la Curia general, manteniendo la propiedad del convento de Frascati, le confió la responsabilidad a la CIMCap.

La parte del convento reservada para los huéspedes y la formación de los hermanos fue reestructurada completamente: se crearon 36 habitaciones individuales con baño, una amplia sala de recreación y un salón para conferencias y grupos de estudios.

 

Consolazione

Convento Capuchino de la Consolazione

El convento de la Consolazione tiene una gran ventaja por encontrarse en el centro histórico de la ciudad, y esta situación ofrece la posibilidad de llegar fácilmente a las diversas Universidades Pontificias o a los lugares de trabajo. No obstante su ubicación en el centro, conserva un ambiente tranquilo al no estar cerca de una calle de gran tráfico de Roma.

La Iglesia santuario de Santa María de la Consolación es un raro caso de fusión de tres iglesias dedicas a la Bienaventurada Virgen: Santa María in Portico, Santa María de las Gracias y Santa María de la Consolación (1506). De aquí la presencia de tres cruces en el escudo y en otros lugares.

Los Frailes Capuchinos prestaron su servicio pastoral a partir de la segunda mitad del siglo XVI, como se deduce de la inscripción en un fresco de la pequeña sala, a mitad de la escalera. Muchos santos del siglo XVI y XVII permanecieron en el hospital y en la Iglesia: se recuerda, por ejemplo, el servicio a los enfermos y la muerte de san Luis Gonzaga, como también la recuperación de Caravaggio luego de una riña. De 1897 a 1947 fue encomendada a la Provincia de Roma de los Capuchinos. De 1948 sus claustros acogieron las estructuras nacionales ligadas a los frailes, la primera de estas fue el Centro nacional TOF de obediencia capuchina. En 1967 la gestión pasó a la Conferencia de Ministros Provinciales de Italia, y desde enero de 1995, la casa de los frailes fue también sede de la Asociación C.I.M.P. Cap. en 2001 fue hecho un contrato entre la Curia General de los Capuchinos y el Vicariato de Roma para la regularización canónica de las Iglesias y Rectorías de la Urbe. Tras el breve paréntesis de gobierno por parte de la C.I.M.P. Cap., la Curia General a inicios de 2015 la retoma nuevamente bajo su guía.

 

Via Cairoli

Via Cairoli

El Convento de Via Cairoli – llamado también “Convento de S. Fidel in Urbe” es “Casa de acogida” – y como tal casa de acogida lo quiso desde entonces el Ministro general, fr. Pascual Rywalski, y su Definitorio en el 1978. La gestión, desde un principio, se confió a la Provincia de Milán mediante un convenio. Su finalidad viene descrita en el convenio mismo en estos términos: “La casa sigue siendo de la Curia general a todos los efectos y tiene como finalidad principal ofrecer hospitalidad a todos los hermanos que se encuentran de paso por Roma”. La hospitalidad ha sido posteriormente extendida a los familiares de los hermanos de la fraternidad, de la Curia general, a los sacerdotes, religiosos y religiosas y a los familiares de la familia estable del Colegio Internacional.

Es importante saber: Esta es una “casa de acogida” sólo para capuchinos. Lamentablemente no recibe a otras personas.

Su cercanía a la estación de Términi lo hace muy adecuado para la acogida. Las dependencias principales son: la capilla, el comedor con la cocina anexa, algunas salas de lecturas, una sala para reuniones, un jardín interno y unas treinta habitaciones, algunas de las cuales están ocupadas por los miembros de la fraternidad, las demás están a disposición de los huéspedes.

 

Garbatella

Convento de la Garbatella

La casa de la Garbatella, en Roma, tiene una historia especial. Nacida como villa del Conde Atilio Darío Pozzi de Roma y de la Condesa Bulgarini de Siena, terminó siendo un convento a mitad de siglo pasado. La familia Pozzi era propietaria de toda la colina alta sobre el Largo delle Sette Chiese, con una corta subida que introduce en la Via Pomponia Grecina; en una colina-viñedo (la subida paralela se llama de hecho Via di Vigna Pozzi) fue construida una villa diseñada por la arquitecta Condesa Ludovica Bulgarini d’Elci, esposa del Conde.

No se tiene información sobre los integrantes de la familia. Sólo se sabe que la joven esposa del Conde murió en el parto. Quedando solo con los hijos, el Conde tuvo que ceder a sus continuos pedidos de vender todo “porque la villa está muy lejos del centro”. El Conde no quería, pero finalmente tuvo que ceder, poniendo en venta la villa y el terreno, adquirido por la Curia General de los Capuchinos que compró todo a un precio favorable, tanto que el Procurador General del momento, fr. Agatangelo de Langasco, el 15 de noviembre de 1949, emitió un certificado de afiliación de la familia a la Orden, que se conserva en la sacristía.

Entonces la Curia General, que se encontraba en Via Sicilia, pidió a las Monjas Clarisas Capuchinas de Via Piemonte que cedan a la Orden el propio monasterio, garantizando que para ellas se les construiría uno nuevo en “la Garbatella”. Fue necesario lotear el terreno sobre los cuales fueron construidos los edificios sobre Via Pomponia Grecina hasta el área en la que se encuentran la casa, la iglesia y el monasterio de las Clarisas Capuchinas. Frente a la casa fue construido un departamento de un solo piso para familiares huéspedes que visitan a las monjas. Por algunos años fue puesto a disposición de la Comunidad de San Egidio, que abrió una escuela maternal para los hijos de familias pobres del barrio.

Al principio, en la casa vivía el capellán de las monjas junto a un hermano laico encargado del oficio de limosnero “pro Monialibus”. En los años ’70 la casa fue restaurada a nuevo para hacerla sede de la revista misionera Continenti (antes “Il Massaja”) y casa de acogida para los misioneros. Más tarde fue elegida como sede de la CIMPCap (cuando fue presidente fr. Dino Dozzi) y más recientemente – durante los trabajos de restauración de la Curia General – fue residencia de la Postulación de la Orden.

Hoy en la casa viven cuatro hermanos capuchinos. Ellos se ocupan de la asistencia espiritual de las Monjas; de la celebración eucarística y confesión de las Hermanas Discípulas del Divino Maestro; del apostolado subsidiario: misas y confesiones en las parroquias cercanas, y también en el Hospital CTO. Últimamente hubo más de un pedido para la asistencia de los moribundos.

 

Loreto

Convento Capuchinos de Loreto

Es conocido que por el artículo 27 del Concordato, estipulado el 11 de febrero de 1929 entre la Santa Sede y el Estado Italiano, el Santuario de Loreto, el 28 de junio de 1934, retornó bajo la inmediata dependencia del Sumo Pontífice, que lo confió a la administración de su delegado. Al mismo tiempo, Pio XI, con el quirógrafo pontificio del 24 de septiembre de 1934, decretaba: «es nuestro deseo que la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, por nosotros llamada para la celebración del culto en nuestra Basílica y especialmente para el Ministerio de las Confesiones, se establezca bajo la dirección de un Padre delegado del Ministro General y una Comunidad de religiosos del todo ejemplar, como conviene a la santidad de la Casa de la Beata Virgen María y a la dignidad de la Santa Sede».

En aquel tiempo era ministro general el padre Vigilio de Valstagna. En la Analecta Ordinis Minorum Capuccinorum (15 de diciembre de 1934, p. 334), órgano oficial de la Curia General, se precisaba en latín que los oficios confiados a los capuchinos eran los siguientes: «Custodia, Sacristía, Coro y Administración del Sacramento de la Penitencia», además de la Congregación Universal de la Santa Casa, ya asumida en 1883. Se precisaba lo siguiente: «La Provincia Picena, la cual desde hace tres siglos se hizo benemérita en el servicio al Santuario, se propone para todos los oficios a desarrollar; los confesores de las distintas lenguas son llamados de otras Provincias». Finalmente, se establecía que el Ministro General, por su autoridad, a través de su delegado, tenía la dirección de toda la actividad de los religiosos en el Santuario. Esta configuración jurídica, salvo breves y esporádicos períodos y pequeñas adaptaciones, no sufrió sustanciales modificaciones. Sin embargo, con el pasar del tiempo el servicio del Santuario cayó casi exclusivamente bajo la responsabilidad del Provincial de las Marcas – en cuyo territorio se encuentra – la que encontró notables dificultades para proveer el personal necesario. Por esto, el Ministro General de los Frailes Capuchinos, fr. Mauro Jöhri, consciente de la importancia espiritual del servicio en el «primer santuario de alcance internacional dedicado a la Virgen» (Juan Pablo II), con el consenso de su Consejo y gracias a la efectiva colaboración del Padre Rafael della Torre, delegado para el Santuario de la Santa Casa, a través de un Decreto, estableció en Loreto una fraternidad que depende directamente del Ministro General de la Orden, el cual provee el personal proveniente de las más de cien Circunscripciones esparcidas por el mundo. Al mismo tiempo firmó con el Arzobispo Giovanni Tonucci un Acuerdo entre la Delegación Pontificia y la Orden Capuchina.

El 25 de marzo de 2015, Anunciación del Señor, solemnidad propia de la Casa de Nazaret, el mismo Ministro General junto a su Consejo, en una solemne y acogedora ceremonia presidida por el arzobispo Tonucci, declaró dependiente de la Curia General a la fraternidad de Loreto, conformada por religiosos provenientes de ocho Provincias, de las cuales cuatro del exterior.

 

Jerusalem

Convento de Jerusalem

El barrio de Talbiye en Jerusalén, donde se encuentra la casa de los Capuchinos, está muy cerca del centro de la cuidad vieja, cerca de 20 minutos a pie del Santo Sepulcro. El barrio tiene muy bellos edificios, la mayoría de ellos fueron construidos utilizando la típica piedra blanca del lugar.

El convento se encuentra en una zona hebrea, considerada una de las áreas más importantes de Jerusalén, con parques, campos de juego, pasarelas y lugares para distenderse.

Hoy el convento depende directamente del Ministro General y la Fraternidad local es internacional. Está compuesta por hermanos provenientes de provincias de todo el mundo: entre los cuales, de diversas provincias de la India, de Zimbabue, de Italia y de México.

Algunos frailes se ocupan de la gestión del centro y de la fraternidad, otros son estudiantes de Biblia y otros prestan servicio a trabajadores migrantes de la India en Israel en lengua Konkani y Malayalam.

El convento es también un lugar de formación permanente de la Orden. El Secretariado general para la formación tiene un curso de un mes y tres grupos distintos: uno en italiano, uno en español y portugués y otro en inglés y francés.

El centro de espiritualidad se llama “Yo soy la luz del mundo”. Es utilizado por obispos, sacerdotes, seminaristas y otros religiosos para años sabáticos, estudios, cursos breves y ejercicios espirituales. El convento, sin embargo, no es para grupos de peregrinos.

La estructura es utilizada para encuentros de estudiantes de teología salesianos y hermanos menores, agentes pastorales de Israel, religiosos africanos en Israel, católicos de lengua hebrea, etc. El centro dispone de 26 cuartos, de los cuales siete simples, once dobles, dos triples y seis pueden hospital cuatro huéspedes cada una; en total 59 camas. Todas las habitaciones tienen baño privado, son espaciosas, están bien amobladas y combina nuestro trasfondo hebreo con un estimulante arte cristiano. Dentro de la iglesia hay una bella capilla donde los hermanos celebran la Liturgia dos veces al día.

El refectorio puede albergar cómodamente setenta personas. La “mini” biblioteca y el salón ofrecen a nuestros huéspedes un amplio espacio para discusiones en pequeños grupos. La sala más grande pude recibir cerca de cien personas.

Os invitamos a visitar a los Capuchinos en Jerusalén y a agendar vuestros retiros espirituales, las reuniones, etc. Os solicitamos enviar un e-mail a [email protected] ¡Esperamos veros pronto!

Modificado por última vez el Martes, 21 Julio 2020 16:11
Copyright: Curia Generalis Fratrum Minorum Capuccinorum
Via Piemonte, 70 - 00187 Roma, Italia, tel. +39 06 42 01 17 10 / +39 335 1641820, ofmcap.org - 1528 - 2020 webmaster