Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 10:02 PM CET, Dec 11, 2019

Logo de la Curia General de los Capuchinos

Los signos fueron siempre un medio de comunicación. La antigua tradición de las órdenes religiosas muestra que ellas siempre tuvieron sus símbolos. El escudo de la orden franciscana es un signo reconocible por todos los hijos de san Francisco esparcidos por el mundo. Desde 2009 la Curia General de los Frailes Menores Capuchinos tiene su logo, que es ahora conocido en todas partes. Es también el signo del sitio web de la Curia, de su aplicación móvil y de los diversos canales sociales con los cuales la Curia se comunica con el mundo. Les presentamos aquí la breve historia y la explicación del logo hecha por el autor de la obra.

“Afrontando la tarea de crear un signo para la Curia General de los Capuchinos, me di cuenta de que existía la dificultad de conciliar dos diversos modos de mirar el problema. Por una parte, una larga tradición comenzada con el Poverello de Asís, fijada en una simbología que se refería al signo de la Tau, un signo misterioso en sí, con sus colores, los dos brazos entrecruzados, pero que también era una llamada al carisma: contemplación, pobreza, fraternidad y apostolado.

Por otra parte, existía la necesidad de adaptar la identificación visual al usuario contemporáneo. Crear un signo “moderno” con una forma esencial, pero con un máximo de conservación del mensaje y simbolismo.

Una ayuda para construir el logo la encontré en dos elementos simbólicos: El primero, la Tau, es decir un regreso a las fuentes y a la base simbólica, y el regreso al anillo con el sello de Francisco, como una firma personal. La Tau usada con premeditación y conocimiento de su simbolismo multidimensional bíblica y griega. El otro: un recurso al carisma de pobreza, en este caso haciendo referencia concretamente sobre todo a la forma del signo.

Logo TauLa simplicidad no siempre permite representar todo el mensaje y su simbolismo. En este caso, la Tau, como forma simple, que surge del entrecruzar el trazo vertical con el horizontal, engloba su simbolismo en un círculo de iniciados, mientras que para los de fuera permanece como un signo literal “T” y nada más.

El tercer elemento: los brazos. Unirlos con el signo de la Tau, aunque en forma reducida, dejaba una interpretación unívoca, pero el signo se hacía más pesado y complicado en la forma.

Luego, unida por la diversidad. Volcar en una sola forma dos símbolos, con sus particularidades: el signo Tau credo por el gesto de los dos brazos. Un ligero pliegue de los elementos de arriba y un dirigirse hacia el Altísimo con una referencia al carisma de la contemplación.  El abrir los elementos verticales permitió ganar un poco de dinamismo, parece dar un paso, que hace referencia al apostolado.

Una comunicación nueva, seguramente no única, que pude nacer de un signo tan conocido, está “aquí y ahora”: “recordamos el pasado” la parte oscura, dirigida hacia la izquierda; una parte vertical estática, y “vamos hacia el futuro”, el brazo claro, dirigido hacia la derecha. Una ligera inclinación hacia lo alto: siempre nos dirigimos y abrazamos al Altísimo.

El último elemento simbólico, evidente desde el inicio de los trabajos en el diseño del signo, es su color: el marrón, que refleja el hábito capuchino. La tinta se eligió algo clara y cálida, pues es más “amigable” para las representaciones mediáticas.

Cómo el signo será leído e interpretado, lo dirá el tiempo, como también todo lo que será agregado a su simbología durante el uso cotidiano y su funcionamiento en los diversos campos mediáticos y culturales.

El nuevo logo de la Curia General OFM Cap. fue creado para dar una identificación visual ad intra de la Curia de la Orden, pero también al mundo exterior. No es un signo para sustituir el escudo actual, que permanece en sus documentos oficiales como un signo oficial de la Orden. Es un signo de “promoción” y de “subsidio”.

Los tiempos modernos con la aceleración del tiempo, la globalización de la vida, trajeron una marea de información, sobre todo visual; trajeron la limitación del tiempo dedicado a la contemplación del signo para comprender su contenido en una fracción de segundos. Quedó sólo el tiempo para una observación breve, que se puede hacer sólo con una ojeada involuntaria del rabillo del ojo. Esto hizo que la forma y la comunicación, el anuncio que queremos dar, deben ser reducidos a un mínimo, pero permaneciendo tan atrayente visualmente que puede sostener su fácil memorización. El signo funciona en un espacio visual, por lo que debe luchar no sólo con las otras imágenes de distinto género, sino que debe mantenerse delante de los signos construidos de modo similar, que como él quieren aparecer por más tiempo en el conocimiento del destinatario”.

Andrzej-Ludwik Włoszczyński

Artista, gráfico, autor del proyecto del logo
www.e-alw.com

Szkic Tau

Modificado por última vez el Lunes, 11 Noviembre 2019 21:59