Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 12:55 PM CEST, Jul 15, 2019

Venerable Rafael de San Elías en Pianisi, Sacerdote capuchino

RaffaeleLos Cardenales y Obispos durante la Sesión Ordinaria de la Congregación para las Causas de los Santos del 2 de abril de 2019, reconocieron que el Siervo de Dios Rafael de San Elías en Pianisi (1816-1901) vivió de modo heroico las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad), cardinales (fortaleza, justicia, prudencia y templanza) y las de su estado de vida consagrada (pobreza, castidad y obediencia).

El 8 de abril de 2019 el Santo Padre Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a promulgar el Decreto super vitutibus. Ahora, para su beatificación es necesario presentar un hecho extraordinario/milagroso obtenido por la intercesión del Venerable Siervo de Dios.

El Siervo de Dios, en el siglo Domenico Petruccelli, nació el 14 de diciembre de 1816 en San Elías de Pianisi (Provincia de Campobasso, Diócesis de Benevento) en una modesta familia profundamente cristiana. Domenico era el séptimo de los diez hijos, su padre Salvatore era agricultor, su madre Brigida Mastrovita, ama de casa, fue para sus hijos la primera educadora que les transmitió los valores de la fe y como los civiles y humanos. De niño, Domenico trabajó los campos y cuidó los pocos animales de poseía la familia, luego fue enviado a los trabajos de herrería, zapatería y sastre, pero cultivó siempre en el corazón el deseo de hacerse religioso franciscano. El joven maduró su vocación frecuentando a los hermanos capuchinos del convento de su pueblo, dos de los cuales serán sus formadores en el camino de la vida religiosa: el guardián del convento, fr. Dalmazio de Morcone, que será su maestro de novicios y su guía espiritual hasta que, en 1856, será nombrado obispo de Bova en Calabria, y fr. Agustín de Morcone del que recibirá el Siervo de Dios su vestición y su profesión.

Por algunos años el padre se opuso a su vocación religiosa, permitiéndole sólo recibir la alfabetización por parte de algún fraile y otras pocas enseñanzas del sacerdote del pueblo. A los dieciocho años, Doménico recibe finalmente le permiso paterno para dejar la familia y en noviembre de 1834 entró en el noviciado de Morcone con el beneplácito del vicario provincial de los Capuchinos, fr. Francisco María de Gambetesa senior. El 10 de noviembre viste el hábito de los Hermanos Menores Capuchinos y recibió el nombre de Rafael. Luego del año de noviciado emitió la profesión religiosa el 10 de noviembre de 1835.

Cursó los estudios de preparación al sacerdocio de un modo fragmentado, a causa de la compleja situación de la Provincia capuchina de S. Angelo y por dificultades concernientes a su salud: primero fue en el convento de Agnone, luego en le de Trivento y de Serracapriola, bajo la guida de fr. Gabriele de Sassinoro, luego en Bovino bajo la guía de fr. Stefano de Bovino, finalmente en Larin, donde frecuentó algunos cursos en la escuela del seminario diocesano. Fue ordenado sacerdote el 29 de marzo de 1840 en el convento de Larino, por el obispo diocesano Vincenzo La Rocca; completó los siete años de estudios yendo a algunos cursos dados por los Jesuitas en el seminario de Benevento y en el convento de Torremaggiore, y se dedicó a la predicación en diversos conventos de la Provincia de S. Angelo.

En 1852, a los treinta y seis años, fue destinado al noviciado de Morcone, primero con vicemaestro y luego como maestro, oficio al cual renunció apenas un año después, permaneciendo en la comunidad sin la directa responsabilidad sobre los novicios. En 1857 fue encargado del servicio religioso en el Hospicio de la Madonna della Libera en Campobasso, ex monasterio de los Celestini, y aquí se dedicó durante ocho años a la dirección espiritual, al servicio litúrgico y a la asistencia a los moribundos. Luego de la anexión del Reino de las Dos Sicilias al Reino de Italia, y en consecuencia de las leyes de supresión de los Institutos Religiosos, el Siervo de Dios debió dejar su oficio y en diciembre de 1866 y se fue a su pueblo natal, donde tuvo el permiso para residir como rector de la iglesia y custodio del convento de San Elías junto a otro hermano. Por veinte años se dedicó al ministerio sacerdotal como confesor, consejero y director espiritual de tantos fieles, continuando con su estilo de vida religiosa con el mismo celo que tenía antes de la supresión. En 1886 pudo regresar en el renovado convento de Morcone, donde desempeñó el oficio de vice maestro de novicios; aquí permaneció como padre espiritual extraordinario y como presencia ejemplar de vida religiosa incluso cuando, en 1892, el noviciado pasó a estar bajo la Provincia capuchina toscana. En septiembre de 1900, ya anciano y enfermo, fue trasladado al convento de su pueblo donde transcurrió los últimos meses de vida edificando a todos los fieles que muchas veces lo pidieron para que esté con ellos. Murió santamente la tarde de Epifanía, el 6 de enero de 1901; fue sepultado en cementerio de su pueblo, acompañado por una multitud del lugar que ya desde hacía tiempo lo veneraba como “el monje santo”.

Descargar - DECRETUM SUPER VIRTUTIBUS

Descargar - DECRETUM SUPER VIRTUTIBUS

 

Modificado por última vez el Lunes, 27 Mayo 2019 17:31