Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 6:10 AM CEST, May 18, 2019

Cristianos y musulmanes esperan al papa

Las expectativas de la comunidad católica y de la comunidad islámica y las perspectivas abiertas por el encuentro interreligioso internacional en la que Francisco participará en esta entrevista con el vicario apostólico del sur de Arabia.

CRISTINA UGUCCIONI

ABU DHABI

Acogiendo con beneplácito la doble invitación de la Iglesia católica local y del jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, el Papa Francisco, del 3 al 5 de febrero, estará en Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, para participar en un encuentro interreligioso internacional dedicado a la "hermandad universal" promovida por el Consejo de Ancianos de los Musulmanes, una organización internacional presidida por el gran imán de la Universidad al-Azar en El Cairo.

El Papa será recibido por el obispo suizo Paul Hinder: de 76 años, perteneciente a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, desde 2011 es vicario apostólico de Arabia Meridional, que incluye a Yemen, Omán y Emiratos Árabes Unidos, una federación, esta última, de siete emiratos habitados por 9.500.000 personas. Hay alrededor de un millón de católicos, todos extranjeros. Comprometidos sobre todo con ciertos sectores (construcción, escuelas, servicios y trabajo doméstico), provienen de más de cien países: principalmente Filipinas, India y otros países asiáticos. También hay un número importante de fieles de habla árabe (en su mayoría de Líbano, Siria, Jordania).

En esta conversación con Vatican Insider, Mons. Hinder, quien vive en Abu Dhabi, cuenta las expectativas de esta Iglesia del Golfo, a la que llama "de migrantes y para migrantes".

Così cristiani e musulmani aspettano il Papa

¿Con qué sentimientos espera la comunidad católica de los Emiratos la visita del Papa Francisco?

"Los católicos locales están entusiasmados: junto con la alegría de poder estar con el Santo Padre, ser confirmado en la fe y recibir su bendición, acojo junto a ellos – que viven inmersos en un contexto musulmán y lejos de su patria -la expectativa de palabras de ánimo y el deseo de que su existencia sea reconocida. No es raro que nuestros fieles tengan la impresión de que el resto del mundo ni siquiera sabe que en los Emiratos hay comunidades católicas; comunidades, me gustaría enfatizar, que son muy activas: ser una Iglesia de migrantes nos da un carácter especial y quizás profético. Podemos testimoniar cómo vivir la fe con coraje en una sociedad no cristiana: los católicos locales no ocultan su afiliación religiosa, ni tienen miedo de mostrar lo que son y lo que creen. Son respetuosos de la fe islámica, pero no temerosos. El suyo es un coraje humilde. Creo que para el Papa será una hermosa experiencia conocer a esta Iglesia de cerca. Para mí, esta visita es un estímulo para avanzar con confianza y reconocimiento de la vitalidad de nuestras comunidades. Espero que la presencia del Papa permita que el mundo y los fieles de otros países descubran nuestra existencia y ayude a llamar la atención de todos sobre el dramático conflicto que está postrando duramente al pueblo yemení, que necesita nuestras oraciones y nuestro apoyo concreto".

¿Cuáles son, en cambio, los sentimientos del pueblo islámico?

"Los musulmanes esperan al Pontífice y miran esta visita con mucho interés y curiosidad. Desde hace varios años he notado que el Papa Francisco tiene una gran simpatía y es considerado de alguna manera incluso un amigo. A muchos musulmanes también les gustaría estar presentes en la misa presidida por el Papa para comprender de qué se trata. La participación no se limitará solo a los cristianos, pero ciertamente se les dará prioridad porque los musulmanes podrán reunirse con el Papa en otras ocasiones y porque la celebración eucarística no es un espectáculo. Sin embargo, el gran interés en la misa que muestran las personas de fe islámica sigue siendo apreciable".

¿El diálogo interreligioso es un tema presente en los Emiratos?

"Antes que nada quiero decir que considero que el diálogo entre religiones es uno de los factores decisivos para el desarrollo del mundo. Que con el Islam es un camino obligatorio: lo considero necesario, aunque no siempre fácil. En mi vicariato, se llevan a cabo congresos organizados por instituciones musulmanas y eventos que involucran a todas las Iglesias cristianas y en las que la Santa Sede desempeña un papel importante a través del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso. Los Emiratos Árabes Unidos muestran una sincera apertura al diálogo con otras religiones. En vista de la visita del Papa, hace varios días tuve una reunión con el príncipe heredero de Abu Dhabi, el jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan: fue una reunión que llamaría excelente: el clima era muy sereno. Creo que al organizar el encuentro interreligioso internacional dedicada a la fraternidad universal, el gobierno también tiene la intención de mostrar al mundo su propia apertura y tolerancia".

En los Emiratos Árabes, el 2019 fue proclamado “Año de la Tolerancia”.

"Es un signo alentador. Diría que en los Emiratos existe esta tolerancia, no solo hacia la comunidad católica sino también hacia los fieles de otras religiones. Por supuesto, esta es una sociedad musulmana, el Islam es la religión del estado. Tenemos límites: el culto debe tener lugar solo en los lugares que nos asignan. Del mismo modo, las asambleas de carácter religioso están permitidas exclusivamente dentro de los edificios que tenemos disponibles para este fin. Dentro de estos límites tenemos la libertad de llevar a cabo nuestro trabajo pastoral. Somos tolerados, pero también ayudamos: por ejemplo, las nueve iglesias en los Emiratos fueron construidas por nosotros en tierras que nos fueron donadas o alquiladas a por un precio simbólico por el estado. También se nos ayudó mucho en la organización de la visita del Papa: toda la logística está en manos del gobierno, que también quería hacerse cargo de la organización de la misa (incluida la construcción del altar)".

¿Considera que el tema elegido para el encuentro interreligioso internacional en la que participará el Papa Francisco, la fraternidad universal, puede ser fructífero para el diálogo entre cristianos y musulmanes?

"Creo que sí. En estos años he notado que a menudo las autoridades musulmanas me llaman "brother, hermano": significa que en mí, como también en otros católicos, ven no solo las diferencias que nos dividen, sino también una dimensión que nos une. Al menos en este segmento de la sociedad somos aceptados y considerados hermanos. Creo que este tema es un buen camino a recorrer, incluso considerando que los cristianos tenemos un concepto de fraternidad que es diferente del presente en el Corán y en el mundo islámico”.

¿Qué frutos cree que traerán la visita del Papa y su participación en el encuentro interreligioso?

“Es difícil de responder: ciertamente puedo decir que la visita del Papa constituye un paso importante en el diálogo entre cristianos y musulmanes y contribuye significativamente al conocimiento mutuo. Un primer fruto inmediato es el clima sereno que respiramos en los Emiratos en estos días de espera. Recientemente, se me acercaron algunas autoridades musulmanas que me presentaron iniciativas y propuestas de colaboración (por ejemplo, en el campo de la educación) para que la visita del Papa no sea un episodio aislado, sino que tenga consecuencias concretas en la vida cotidiana de la población. Considero que es una señal muy alentadora, y no solo para los Emiratos Árabes Unidos”.

Fuente – www.lastampa.it

Modificado por última vez el Jueves, 14 Marzo 2019 12:31