Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 8:39 PM CET, Nov 20, 2018

Paul Hinder, un obispo en Arabia, pastor de migrantes

La vida de la Iglesia del Golfo en una entrevista con el vicario apostólico de Emiratos Árabes Unidos, Yemen y Omán

CRISTINA UGUCCIONI

ABU DHABI

«Me veo antes que nada como un pastor migrante». Esto es lo que define al obispo suizo Paul Hinder: 76, perteneciente a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, en 2005 fue nombrado vicario apostólico de Arabia, un vasto territorio que incluye Yemen, Omán, Arabia Saudita, Qatar, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos. En 2011, el vicariato se dividió: Bahrein, Qatar y Arabia Saudita se unieron al Vicariato de Kuwait (desde entonces llamado Vicariato Apostólico del Norte de Arabia). Yemen, Omán y los Emiratos Árabes Unidos fueron a establecer el nuevo vicariato apostólico del sur de Arabia, guiado por el Obispo Hinder. En este territorio los católicos, todos extranjeros, son alrededor de un millón. Trabajando sobre todo en algunos sectores (construcción, escuelas, servicios y trabajo doméstico), provienen de más de cien países: Principalmente Filipinas, India y otros países asiáticos. También hay un número considerable de fieles de lengua árabe (la mayoría de los cuales provienen del Líbano, Siria y Jordania). Además, en los últimos años ha habido un aumento significativo de católicos de origen africano, europeo y estadounidense. El obispo Hinder, que reside en Abu Dhabi, es el autor del libro."Un obispo en Arabia. Mi experiencia con el Islam " (Emi, € 18.00), que estará en las librerías el 13 de septiembre. En esta conversación con Vatican Insider, relata la vida de la Iglesia del Golfo, que él define como "de migrantes y para migrantes".

En su vicariato la libertad religiosa es limitada: ¿qué limitaciones sufren las comunidades católicas en cada uno de los Países?  

«Las constituciones de estos países establecen al Islam como la religión del estado e indican como principal fuente de legislación a la sharia. Las otras religiones son toleradas y pueden tener lugares de culto: así, por ejemplo, la Iglesia Católica tiene ocho iglesias (parroquias) en los Emiratos Árabes Unidos y cuatro en el Sultanato de Omán. Actualmente estamos construyendo la novena iglesia (parroquia) en la región occidental del Emirato de Abu Dhabi. En la República Unida de Yemen, sin embargo, la vida pastoral está paralizada debido a la guerra. Aunque no hay limitaciones en la decoración de las iglesias, está estrictamente prohibido colocar símbolos religiosos visibles desde el exterior. Nuestros edificios de culto, en general, se encuentran en lugares apartados. Las conversiones del Islam a otra religión están estrictamente prohibidas. El culto debe tener lugar solo en los lugares que nos asigna cada uno de los gobiernos. De manera similar, las asambleas religiosas están permitidas solo dentro de los edificios que tenemos a nuestra disposición para este propósito. Dentro de estos límites tenemos la libertad de llevar a cabo nuestro trabajo pastoral».
 
¿Qué límites son más difíciles de soportar?  

«Lo que pesa más es el espacio limitado con que podemos contar: tenemos dificultad para organizar tanto la catequesis como el horario de las misas ya que el número de los fieles es muy alto y sigue aumentando a un ritmo acelerado».
 
En el libro de inminente publicación, usted escribe que la vida en el Golfo «puede ser una vida marginal o de periferia de muchas maneras»: ¿cuáles?  

«Los que vienen a trabajar a los países del Golfo deben ser conscientes de que, contrariamente a lo esperado, no encontrarán la mina de oro". Aquí se vive en la provisoriedad en cuanto al trabajo, que pueden perderse en cualquier momento, como en lo que respecta al permiso de residencia, que se otorga a lo sumo por dos o tres años. Además, incluso si en el Golfo el estilo de vida es similar al de Occidente, nos insertamos en un contexto cultural y religioso que nos es ajeno. En estos países, la integración de extranjeros no está querida ni permitida. La de los migrantes es una sociedad paralela y en este sentido es "marginal o periférica"».

¿Cuál es la situación actual en Yemen?  

«Desafortunadamente, es dramática, pero es difícil tener una imagen precisa, yo mismo todavía no puedo entrar al país». Una cosa es cierta: la mayoría de la población (27 millones de personas) está postrada por el sufrimiento causado por la guerra, las enfermedades y la desnutrición. El número de cristianos, que siempre ha sido pequeño, disminuyó drásticamente. En la actualidad, en Sana'a viven diez Misioneras de la Caridad que trabajan para ayudar a los más pobres, pero en todo el país no hay ningún sacerdote y los lugares de culto han sido destruidos o se han hecho inaccesibles. Los pocos fieles se quedaron, están sin cuidados pastorales. ¿Cuándo habrá una tregua duradera y una paz justa? Lamentablemente no lo sabemos ».

En tu vicariato, ¿qué formas asume el diálogo interreligioso, en la que usted cree mucho?  

«Considero que el diálogo entre las religiones es uno de los factores decisivos para el desarrollo del mundo. El del islam es un camino obligatorio: creo que es necesario pero no fácil: no faltan los obstáculos. Ocasionalmente se celebran congresos en el vicariato organizado en su mayoría por instituciones musulmanas. A esto se suman eventos que involucran a todas las iglesias cristianas y en las que la Santa Sede desempeña un papel importante a través del Pontificio consejo para el diálogo interreligioso. Pero quizás la forma más significativa de diálogo son las reuniones personales: pienso, por ejemplo, en las que tengo con representantes gubernamentales, por ejemplo con el Ministro de Asuntos Religiosos, con profesores universitarios y con los musulmanes que frecuento, con quienes estreché relaciones de amistad. Estoy convencido de que el diálogo más fructífico es el que nace en el ámbito de las reciones personales, día a día: bien entendidos, los encuentros institucionales a alto nivel son útiles y necesarios, pero a veces corren el riesgo de ser demasiado formales».

¿Por qué cree que Abraham «es una gran fuente de inspiración para los cristianos en el Cercano Oriente»?  

«Abraham es considerado el padre de las tres religiones monoteístas y constituye un importante punto de referencia común, aunque las narraciones divergen de una religión a otra. Abraham dejó su tierra natal y experimentó la presencia y el cuidado de Dios. Con su acto de fe y su coraje, desafía y acompaña a nuestra Iglesia: para muchos migrantes, Abraham es un signo de esperanza y orientación».
 
¿Cómo viven sus fieles la celebración eucarística?  

«Generalmente con gran fe y admirable atención. Cada día miles de fieles participan en la misa. Durante el fin de semana, las iglesias están llenas, como rara vez he visto en Europa».  
 
Respecto a la Iglesia del futuro, usted afirma: «Creo que podríamos contribuir a la reflexión con muchas de nuestras experiencias. Creo que en algunos temas estamos por delante, a nuestra manera, de las comunidades y diócesis de Europa». ¿Qué cree que la Iglesia de tu vicariato está dando como un regalo a toda la Iglesia?  

«Creo que ser una Iglesia de migrantes nos da un carácter especial y quizás profético. Podemos ser testigos de cómo vivir la fe con valor en un contexto no cristiano: aquí los fieles católicos no ocultan su afiliación religiosa, no tienen miedo de mostrar lo que son y lo que creen. Son respetuosos de la fe musulmana, pero no temerosos. El suyo es un coraje suave. Quizás de alguna manera estén estimulados por los propios musulmanes que no temen mostrar su afiliación religiosa. El valor mostrado por nuestras comunidades, creo que puede ser un ejemplo: en Europa los cristianos a veces parecen casi avergonzados de tener fe. Además, el hecho de tener un número limitado de sacerdotes (alrededor de 65 para un millón de católicos) hace que cientos de laicos se comprometan mucho más de lo que sucede en Europa. Sin el compromiso libre y generoso de estos fieles, nuestra Iglesia no tendría la vitalidad que conocemos. Aquí la expresión "alegría del evangelio" (Evangelii Gaudium) no es vacía, sino una realidad vivida. El poder contar con estructuras relativamente débiles y, a menudo, provisionales, por un lado, garantiza una mayor flexibilidad; por otro, constituye un desafío permanente: no es fácil mantener la unidad y la comunión profunda entre fieles de nacionalidades, culturas, idiomas y ritos diferentes. Sin embargo, me parece que el esfuerzo diario para mantener la unidad y la comunión le da a esta Iglesia una sensibilidad que quizás a veces carece en las parroquias de la tradición antigua, a menudo caracterizada por una mentalidad "nacionalista" ».
 
¿Cuáles son los principales problemas de su Iglesia?  

«Como dije anteriormente, una de las mayores preocupaciones es el mantenimiento de la unidad en la diversidad. Replegarse en el propio grupo lingüístico o cultural es un riesgo real para nuestros fieles. Por lo tanto, considero importante que haya un solo obispo para todo el rebaño: de esta manera estamos mejor protegidos del riesgo de un "tribalismo eclesiástico" que muchas veces lucha por mirar más allá de su pequeño huerto. Otro problema, que representa un desafío para nosotros como pastores, es la condición de "celibato artificial" que caracteriza a la mayoría de nuestros fieles, que están casados pero separados del cónyuge que permanece en su tierra natal. Esta condición causa problemas afectivos y comportamientos no ejemplares que requieren ser abordados. Otro problema son las injusticias experimentadas por muchos fieles: ayudarlos de la mejor manera posible sin conflicto con las autoridades civiles o los empleadores es una tarea exigente y delicada. Ser una Iglesia formada exclusivamente por migrantes significa vivir en constante inseguridad, en la provisoriedad: si la situación económica o política de los gobiernos cambian, en nuestras comunidades las consecuencias se sienten de inmediato. Puede suceder que un número sustancial de fieles pierdan repentinamente sus empleos y se vean obligados a abandonar el Pais».

Usted afirma que la Iglesia del mañana «será una Iglesia de tocar y ser tocado. O no será» : ¿a qué se refiere?  

«Las estructuras de la Iglesia son necesarias pero, en mi opinión, decisivas para la Iglesia del mañana serán los lazos entre los fieles. Es necesario que las relaciones dentro de la comunidad sean menos institucionales y más personales, humanas. Cuando hablo de una "Iglesia de tocar y ser tocado", pienso en Jesús que no temía comprometerse con los excluidos de su tiempo. El Papa Francisco nos recuerda constantemente que solo una Iglesia que salga de la seguridad y tenga el coraje de ir a las periferias estará viva ».

¿Cuáles son las dificultades y alegrías que ha experimentado en los últimos años al frente del vicariato?  

«Las alegrías superan a las dificultades. Estoy pensando en la fe y el entusiasmo de nuestros fieles, el compromiso de cientos de mujeres y hombres en nuestras comunidades, en el fervor y la fidelidad de los sacerdotes y religiosas, en las grandes celebraciones eucarísticas festivas con miles de personas. Entre las dificultades menciono los problemas, a veces insuperables, para realizar los muchos proyectos que tengo en mente; los largos y agotadores procedimientos para obtener los permisos necesarios; el egoísmo de algunos grupos de fieles, lo que determina situaciones conflictivas. A menudo me siento como San Pablo con sus comunidades: lleno de gratitud y alegría, mirando su fe y, al mismo tiempo, cansado por los esfuerzos realizados para superar los conflictos internos. Soy obrero en la viña del Señor y sé que es Él quien hace que los frutos crezcan: sigo adelante con serenidad».

Fuente: Paul Hinder, un vescovo in Arabia pastore di migranti


 

Un obispo en Arabia. Mi experiencia con el Islam

Paul Hinder book«Blanco y negro, y eso es todo: no funciona así. Y sobre todo ningún diálogo funciona así. Blanco y negro, y eso es todo: no funciona así. Y sobre todo, ningún diálogo funciona así. El análisis de las diferencias es el enemigo de la espectacularización emocional y la movilización. Cuando vivimos en regiones como la nuestra, entonces todo se vuelve más fragmentario, porque tenemos otras experiencias.». Desde 2003 Paul Hinder es obispo de la Península arábiga, la tierra sagrada para cada musulmán porque aquí Mahoma fundó la religión inspirada en el Corán. En estas páginas, por primera vez un obispo católico cuenta qué significa vivir como cristina en los Países gobernados por los Jeques y los petrodólares, donde la fe islámica abarca cada aspecto de la vida y no existe la libertad religiosa, sino sólo de culto. El testimonio del obispo Hinder es precioso porque habla directamente sobre las dificultades, esperanzas y logros de ese diálogo entre cristianos y musulmanes, que sigue siendo una de las claves de la paz en el mundo. Alejado de cualquier ligereza en una confrontación interreligiosa, realista al abordar las articulaciones sobre una convivencia socio-religiosa que también desafía a Occidente, Hinder ofrece un ejemplo de ese optimismo que surge de la esperanza, propio de quienes viven la fe cristiana como la razón de su vida. Y por esto no teme al otro ni se avergüenza de su propia tradición.

www.amazon.it

Modificado por última vez el Miércoles, 31 Octubre 2018 16:15