Ordo Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 4:16 PM CET, Dec 11, 2018

Homilía para la comunidad de la Curia

Homilía para la comunidad de la Curia
luego del Capítulo general
Fiesta de San José de Copertino
Roma, 18 de septiembre de 2018

fr. Raniero Cantalamessa OFMCap

El pasaje evangélico que hemos escuchado se repite muchas veces en las fiesta de los santos franciscanos, a partir de la del Padre S. Francisco. Su elección se debe sin duda a la afirmación contenida en él: “Escondiste estas cosas a los sabios y a los inteligentes y se las has revelado a los pequeños”. “Estas cosas” son los misterios del Reino; un modo velado de decir: “les has revelado mi persona, mi misterio”.

Jesús habla de lo que había ocurrido con a él. Los que lo acogieron no fueron los doctores de la ley, los escribas, los sabios del templo, sino los pescadores y luego de ellos los pobres, los humildes, las mujeres que en ese tiempo todos consideraban como incapaces de instrucción. El hecho se repitió infinitas veces a lo largo de la historia de la Iglesia y los santos franciscanos son testigos de esto. José de Copertino es uno de ellos. No era, se sabe, una luz en la escuela y por esto lo invocan hoy los estudiantes antes de los exámenes. Así son también nuestros santos hermanos laicos que cubren la mayor parte de los dos paneles que tenemos delante de nosotros a los lados del altar. Claro que también hubo santos doctísimos y sapientísimos en la Orden franciscana, pero lo fueron sólo luego de haberse hecho “insensatos” por amor de Cristo.

*  *  *

Quisiera detenerme aquí, pero siento el deseo de agregar un pensamiento unido, no a la fiesta de hoy, sino al momento que nuestra Orden está viviendo con el inicio de un nuevo gobierno. En cada elección o nombramiento de un oficio en la Iglesia, hay dos momentos: hay una elección y hay una consagración. Esto aparece claro en el nombramiento de un Obispo. Primero es elegido, nombrado, luego consagrado. Con la elección le viene conferida una carga, pero sólo la unción sagrada le confiere la gracia para desarrollar su ministerio.

Estos dos momentos ya están presentes en el Antiguo Testamento en la unción de los reyes, de los profetas y de los sacerdotes: “Encontré a David mi siervo, con mi santo oleo lo he consagrado” (Sal 89,21). Jesús mismo hace surgir de la unción mesiánica recibida en el bautismo en el Jordán la fuerza  y la autoridad con la que obra: “El Espíritu del Señor está sobre mí, me ha consagrado con la unción…”

El nombramiento del Ministro general y los otros cargos en una orden religiosa no es sacramento, por lo que no se prevé un rito de consagración o imposición de las manos. Pero la función a la que ellos son llamados coincide con una de las funciones del obispo que es la del gobernar. Es necesario también para ellos que a la elección se acompañe una nueva unción. No una unción ritual, sino una “spiritualis unctio”, una unción espiritual, interior.

La elección confiere la potestad, pero sólo la unción da la autoridad, es decir aquel tipo de autoridad que no puede ser conferida por los hombres, sino sólo por Dios. Santo Tomás de Aquino afirma que hay una nueva misión del Espíritu Santo cada vez que alguno es llamada a un nuevo oficio o responsabilidad en la Iglesia (cf. Suma teológica, I, q.43, a. 6, ad 2). Es lo que llamamos “gracia de estado”.

Entonces, ¿qué se debe hacer? Sólo pedir con fe y acoger esta nueva unción. El Papa Francisco hizo esta experiencia en el momento de ser elegido Papa. Él mismo se lo confió a varias personas. En el momento en que se dio cuenta que el electo ya era él, sintió contemporáneamente una profunda paz que le descendía en el alma y el miedo le cedía el lugar a la confianza y el coraje. Era claramente la unción del Espíritu. El recuerdo de aquel momento, estoy seguro, lo ayuda a sostener día a día el peso insoportable de su carga.

El mejor don que podemos hacer, nosotros hermanos de la Curia y de la Orden, es orar a Dios con todas nuestras fuerzas, a partir de la Eucaristía que estamos celebrando, para que algo similar le sea concedido a nuestros nuevos superiores y en particular al nuevo Ministro general.

Modificado por última vez el Miércoles, 10 Octubre 2018 12:17