Curia Generalis Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 12:58 AM CET, Nov 18, 2017

Finalmente, el Santo Ángel de Acre fue testigo del Amor Misericordioso

Ciudad del Vaticano, Plaza de San Pedro 15 de octubre de 2017. Un sol hermoso, típico del octubre romano, brillaba en la Plaza de San Pedro, acompañando la alegría de los fieles venidos de diversos lugares en ocasión de la canonización de 35 nuevos santos, incluyendo nuestro hermano de Ángel de Acri.

Para ser canonizados estaban los brasileños Andrés de Soveral y Ambrosio Francisco Ferro, sacerdotes diocesanos; Mateo Moreira y 27 Compañeros protomártires brasileños en 1645; Cristóforo, Antonio y Juan, protomártires de México en 1527 y 1529; el español Faustino Miguez, sacerdote, fundador de la congregación de las Hijas hermanas Calasanziane de la Divina Pastora, para la educación de las niñas, que vivió entre 1,800 y 1,900, y nuestro Ángel de Acri, sacerdote, fraile capuchino que murió en 1739.

El Ministro general de los capuchinos, fray. Mauro Jöhri, en la carta enviada a sus hermanos en ocasión de la canonización del Beato Ángel de Acri, escribió así:

Luca Antonio Falcone nació el 19 de de octubre de 1669 en Acri, entonces un pequeño pueblo al pie de las montañas de Sila, en el corazón del distrito Casalicchio, en una familia de humilde condición de la cual siempre estará orgulloso incluso cuando entrando en años y hablando con los nobles, afirmará de ser hijo de un "panadera" y un "pastor de cabras". Fue bautizado al día siguiente en la iglesia de San Nicolás de Belvedere.

Aprendió a leer y escribir con un vecino, que había abierto una escuela primaria, y de los primeros elementos de la doctrina cristiana, asistiendo a la parroquia de San Nicolás y a la Iglesia conventual de los capuchinos de Santa María de los ángeles. Cuando creció, un cura tío, Padre Domenico Errico, hermano de la madre, lo encaminó al estudio con la esperanza de hacer de él una culta e instruida, capaz de ayudar a la madre, que había quedado viuda prematuramente.

En el umbral de los veinte años Luca Antonio, después de una breve experiencia de la vida eremítica, se orientó a vivir su consagración en los capuchinos despejando cualquier reserva en 1689, después de escuchado la predicación carismática del capuchino Antonio de  Olivadi. El itinerario del joven Acre pronto reveló como un recorrido de obstáculos: por dos veces, de hecho, Luca Antonio dejó el hábito religioso abandonando el noviciado, desalentado por la austeridad de la vida capuchina o cediendo a la nostalgia de la madre que había dejado en lágrimas. Pero el 12 de noviembre 1690, por tercera vez, Luca Antonio iniciaba el noviciado en el convento de Belvedere Marítimo por el nombre de Ángel de Acre.

Esta vez también hubo dudas y tentaciones, pero mientras en el comedor se leían los hechos heroicos del hermano Bernardo de Corleone († 1667), de quien estaba en curso la  causa de beatificación, elevó una fuerte súplica al Señor que le ayude en su lucha. Se cuenta que el hermano Ángel de Acre fue fortalecido por el Señor que le indicaba que se comporte como se comportó el hermano Bernardo de Corleone. Era la señal esperada.

Hecha la profesión de votos religiosos, el 12 de noviembre de 1691, el hermano Ángel se encaminó velozmente en la vía de la perfección evangélica, preparándose a la ordenación sacerdotal, recibida en la catedral de Cassano allo Jonio el 10 de abril de 1700, Domingo de Pascua, y llamado a la  obediencia para prepararse en la predicación. De 1702 a 1739, el año de su muerte, recorrió incansablemente toda Calabria y gran parte Italia meridional, predicando Cuaresmas, ejercicios espirituales, misiones populares.

El inicio de su ministerio de predicador no fue uno de los más feliz: el debut desde el púlpito de San Jorge  Albanés, cerca de Corigliano, demostró un verdadero fracaso, por tres noches consecutivas, por una tremenda amnesia que le hacía olvidar el texto, aprendido laboriosamente de memoria, y la incapacidad para seguir de alguna manera la predica, tanto así de obligarlo a huir abatido.

En lágrimas antes de la cruz de su celda, Fray Ángel tomó conciencia de su fracaso y llegó a la decisión irrevocable: de ahora en adelante predicaría a "Cristo crucificado desnudo, lejos de extravagantes retóricas y también de la dependencia de la lengua toscana, pero sólo con la lengua materna" repitiendo "paso a paso" cuanto el Espíritu Santo estaba sugiriéndole, enfervorizándole el corazón de celo y unción espiritual. Y fue un éxito, a pesar de la resistencia encontrada en aquellos ambientes y en aquellas personas que se creían iluminadas por la luz de la razón.

Consciente, sin embargo, que el predicador que no espera en el confesionario se parece al sembrador que no provee a la cosecha, fray Ángel de Acri pasaba muchas horas en el confesionario sin cansarse de escuchar y de mostrar misericordia a los pecadores. Su convicción era que la caridad podría resolver las situaciones más difíciles y con la misericordia le sería más fácil reconducir en la gracia de Dios a todos los pecadores que la caridad de Dios los instaba a arrodillarse en su confesionario. Pero no sólo los esperaba, muchas veces el amor de Dios lo llevó en busca de los pecadores reacios a la reconciliación, así también como fue solícito en acudir a los enfermos que buscaban su asistencia espiritual.

Su amor por los pobres y por los que sufrían injusticias lo empujó varias veces a llamar a señores los Sanseverino, de siglos amos de Acri, a prestar atención a las justas demandas de la población para que fuesen respetados los derechos más básicos. Fray. Ángel tenía en el corazón salvación integral del hombre, de los pobres en espíritu y en el  cuerpo, de aquellos humillados en su dignidad y de los que se habían apartado de Dios.

Nunca dejaba el lugar donde había predicado la misericordia de Dios y reconciliado a los pecadores, sin dejar señales concretas: el calvario y la imagen de la Virgen de los Dolores, recordatorios tangibles del amor de Dios que sufre y se ofrecerse a sí mismos para que el hombre téngala Vida.

En la Orden tuvo también roles de autoridad y como Ministro provincial no dejó de llamar a los hermanos a vivir auténticamente la vida capuchina, proponiéndoles cinco piedras preciosas: la austeridad, la simplicidad, la exacta observancia de las Constituciones y de la Regla, la inocencia de vida y  la inagotable caridad.

A los 70 años, el 30 de octubre de 1739, moría en el convento de Acri ofreciendo su vida a Dios para que la ciudad y Calabria redescubriera los más bellos dones: la paz y el bien para todos.

Video:

Galería de fotos

Peregrinación virtual

Con ocasión de la canonización, os invitamos a Acri para una peregrinación virtual, y conocer el lugar de la vida, muerte y sepultura de nuestro santo hermano.

Tomas de video de Massimo y Francesco Milizia

Fotos de Milizia - Acri

Para los creativos capuchinos

Para los responsables de los sitios de Internet y de revistas

Ponemos a vuestra disposición el material de la canonización de San Ángel y otros materiales recogidos en esta ocasión. Cliqueando en el link podréis acceder a Google Disk, donde se encuentra todo el material y en alta resolución: fotos y más elementos. El material puede ser utilizado (internet e impresión) en todas las publicaciones. Os agradecemos que indiquéis que el material proviene de: “Archivo www.ofmcap.org” o “Fotos Miliza Acri”.

Google Disk – San Ángel de Acri

Material para descargar (en italiano):

Textos litúrgicos – 31 octubre

Fotos de alta calidad

Fotos – Archivo www.ofmcap.org

Fotos - Milizia Acri:

Modificado por última vez el Viernes, 10 Noviembre 2017 16:31