Curia Generalis Ordinis Fratrum Minorum Capuccinorum

Log in
updated 5:17 AM CEST, Jul 22, 2017

Venerable Santiago de Balduina

Roma, 16 de junio de 2017. – Santiago de Balduina (1900-1948), Sacerdote Capuchino.

El 16 de junio de 2017 el Santo Padre Francisco autorizó emitir a la Congregación para la Causa de los Santos el decreto super Virtutibus de Santiago de Balduina, sacerdote y confesor, miembro de la Provincia de la Santa Cruz, Véneto-Friuli Venecia Giulia-Trentino, muerto y sepultado en Lourdes.

El Venerable Siervo de Dios, octavo de diez hijos, nació en Balduina de San Urbano (Provincia de Padua) el 2 de agosto de 1900 y fue bautizado el 5 de agosto con el nombre de Benjamín Ángel. Desde 1906 a 1909 concurrió a la escuela elemental. Completado el curso elemental, entre 1910 y 1914 prosiguió los estudios en un Instituto profesional en Lendinara.

El joven Benjamín, en Lendinara, comenzó a frecuentar el convento de los Frailes Capuchinos impresionado por los hermanos limosneros. Guiado por el párroco, el 13 de octubre de 1917 entró en el Seminario Seráfico de los Capuchinos en Rovigo encontrándose, con 17 años, en medio de un grupo de once años. Al estallar la Primera Guerra mundial fue llamado a las armas, permaneciendo hasta la primavera de 1921. Dado de baja del ejército, luego de una breve visita a su familia, fue enviado al Seminario Seráfico de Verona para hacer la escuela secundaria. El 28 de septiembre de 1922 entró en el Noviciado en Bassano de Grappa y allí le fue dado el nombre de Santiago de Balduina. Terminada la profesión temporal, emitida el 29 de septiembre de 1923, el padre Maestro le dijo a la madre de Santiago, que no sabía hacer nada “excepto rezar”. Durante el segundo año de teología, fr. Santiago comenzó a su hijo advertir los primeros síntomas de una enfermedad que lo acompañaría hasta la muerte: encefalitis letárgica.

La situación clínica suscitó serias dudas sobre la posibilidad y oportunidad de proceder a la ordenación sacerdotal, con todo, los superiores, temiendo una muerte prematura, decidieron dispensarlo del último año de teología. El 21 de julio de 1929, en la Iglesia de Tolentini, en Venecia, el Siervo de Dios fue ordenado sacerdote por el cardenal Pietro La Fontaine, Patriarca de Venecia, ofreciendo la enfermedad y las mortificaciones por la salvación de las almas, por las vocaciones sacerdotales y por la santidad de los sacerdotes.

Luego de una breve estadía en Capodistria, el 28 de noviembre de 1931 el padre Santiago llegó a Údine donde fue llevado a una consulta médica rigurosa. El diagnóstico fue cruel: párkinson post-encefálico y el pronóstico peor aún: pocos años de vida. Desde este momento sus condiciones de salud declinaban constantemente sin impedirle, con todo, vivir con fidelidad la Regla y ejercer su ministerio de confesor. Dada su dificultad de movimiento, se le concedió recibir a los penitentes en su celda, en el primer piso del convento, arreglada como confesionario.

Sabiendo que estaba tan mal por la enfermedad, Mons. Pietro Baldassi, sacerdote muy activo que esos años estaba dando vida a la UNITALSI (Unión Italiana de transporte de enfermos a Loudes) de Údine, lo invitó a una peregrinación a Lourdes. El 19 de julio de 1948 el Siervo de Dios partió en peregrinación con el tren de UNITALSI, llegando a Lourdes luego de 35 horas de viaje, imposibilitándolo de ir en ese momento a la gruta, como hubiera querido. A la tarde sus condiciones empeoraron tanto que tuvo que ser atendió por el Asyle donde moría el 21 de julio de 1948. Los funerales se desarrollaron en presencia de muchos peregrinos y sacerdotes. Su cuerpo fue sepultado en el cementerio para los extranjeros, en un rincón del camposanto. El 15 de octubre de 1949 se hizo la traslación del cuerpo a un monumento fúnebre más digno. Su tumba siempre tiene flores frescas, velas y ex votos.

Giacomo da Balduina

Modificado por última vez el Jueves, 06 Julio 2017 13:40